A veces si me permitia fantasear, aunque solo « lo suficiente ». Al final siempre me reprimia.