Es inevitable la creciente libertad sexual que se ha permitido tener la misma humanidad