La indiferencia luego del sexo resta plenitud